Seguidores

Visitantes recientes

sábado, 7 de abril de 2012

Si llego a quedarme, me habría muerto.

Quita el pie del freno y ponlo en el acelerador, deja el otro en el embrague; la casa sigue donde estaba, está donde la dejaste.
Cierra los ojos y la verás; ábrelos y allí estará.
Una mancha de sol en el párpado, esa es tu casa.
Te tapas un ojo y se achata, se va hacia un lado.
Te tapas el otro, pasa a la izquierda.
Parpadeas despacio, cerrando primero un ojo y luego el otro: la casa oscila como el péndulo de un reloj.
Tu madre sigue amortajada en el salón.

No hay comentarios: