Seguidores

Visitantes recientes

viernes, 29 de julio de 2011

Good enough.

Lo bueno de bailar es que, al menos durante un rato, no tienes qué hablar, si no estas por la labor.
Lo malo es que te vuelves demasiado consciente del cuerpo de tu pareja.
Por mi parte, ya me sentía más que consciente del magnetismo animal que el ejercía., si disculpáis la expresión.
Ahora, al verme tan cerca de el, al dejarme mecer con el por el ritmo, siguiendo cada uno de sus movimientos, sentí que me sumía en una especie de trance.





miércoles, 27 de julio de 2011

Apártate de su proximidad o salta sobre sus huesos.

Aparentemente, una vez que te haces a tener con regularidad alguien a tu lado,  tu cuerpo genera su propia memoria cuando se le priva de ese ocio; por no hablar de los abrazos que ya no están, y el acto de acurrucarse uno junto al otro. Mi cuero me rogaba que me arrojara con el para reparar aquellas privaciones.
 Ahora.



lunes, 18 de julio de 2011

¿Dónde está el mejor verano de mi vida que me prometieron?

A todos aquellos que estáis esperando en vuestras vidas un golpe de suerte que os haga felices....despertad ..esto no es una película.

martes, 12 de julio de 2011

Los buenos artistas copian, los grandes artistas roban. ♥


En estos momentos me cuesta imaginar que pueda estar lloviendo en alguna parte del mundo.




Eres mi otra piel, mi cambio de estación.
Yo broto para ti, florezco y muero al mismo tiempo.




El mundo es grande, pero la amistad es inmensa.




A veces hay que irse lo más lejos que puedas, para saber cuánto 
te importa todo lo que has dejado atrás.




Aún nos quedan cosas por hacer.
Te amare hasta que un pintor dibuje el sonido de una lágrima al caer.

miércoles, 6 de julio de 2011

Al caminar por un laberinto, uno siempre debe girar a la izquierda.

Creo que divaga y, aún así, su modo de hablar me atrapa, me succiona somo si pisase arenas movedizas. 
Intento escabullirme, pero es inútil; la arena me traga.



martes, 5 de julio de 2011

¿Has bebido, muchacho?

Es la primera vez que tengo oportunidad de comprobar que el diablo no lleva un traje negro y gótico, no tiene colmillos, cuernos y ojos rojos, y no necesita quemar incienso.
El diablo va de traje y corbata, luce una sonrisa en los labios y huele a loción de afeitado. Es muy capaz de decidir sobre la vida de las personas. 
De hecho, no duda en matarlas si entorpecen sus planes ; las aplasta como si fueran hormigas. 
Ah, y después, te llama "muchacho".



lunes, 4 de julio de 2011

Historia Universal.

En la distancia, oí el roce de las hojas arastradas por el viento. Al instante, mi mente voló al sueño, a la imagen de las hojas suspendidas en la brisa. Sentí un frío repentino.
Yo era una de esas hojas. Prendida al árbol un día, y perdida en el viento al siguiente.


domingo, 3 de julio de 2011

These foolish things remind me of you.



Un cigarrillo que lleva las huellas de un lápiz de labios.
Un billete de avión a lugares románticos.
Y todavía mi corazón tiene alas.
Estas tonterías me recuerdan a ti.
Un piano tintineante en el apartamento de al lado
Esas palabras de tropiezo, que te dije lo que quería decir mi corazón.
Un parque de atracciones que se desvaneció con los cambios.
Estas tonterías me recuerdan a ti
Has venido, me viste, me conquistaste.
Cuando me hiciste esto.
Yo sabía que de alguna manera esto tenía que suceder.
Los vientos de marzo que hacen de mi corazón una bailarina
Un teléfono que suena, pero ¿quién va a responder?
Oh! cómo el fantasma al que te aferras.
Estas tonterías me recuerdan a ti.
Qué extraño, qué dulce, encontrarte todavía.
Estas cosas son muy queridas para mí
Parece que me acercan a ti.
El suspiro de los trenes de media noche en las estaciones vacías.
Medias de seda tiradas a un lado, invitaciones de baile.
Oh!cómo el fantasma al que te aferras.
Estas tonterías me recuerdan a ti.

Se me corta la respiración.

La realidad que nos rodea cambia con rapidez.
La brisa se transforma en una corriente violenta y, antes de que tengas tiempo para reaccionar, la corriente se transforma en tormenta.
Sé que lo sabes; hace tiempo que llevas una tormenta en el corazón. 



viernes, 1 de julio de 2011

Renunciar puede ser para cualquiera en cualquier momento, lo peor.

Mira, hay cosas que se pierden y ya esta. Personas, objetos, causas.
 A veces, lo único importante consiste en saber cuándo rendirse y darlas definitivamente por perdidas.
Pero yo, cuando pierdo algo, es que soy así.
 Incluso hasta la propia palabra..."perdido". Al oírla, ¿no te entran ganas de... encontrar? Cuando pierdo algo, me veo en la obligación de buscarlo. 
Es como si existiese un hilo que me une a todo lo que me importa. Y, de vez en cuando, ese hilo tira de mi. 
No soy capaz de explicarlo mejor. Y , al menos por el momento, no quiero darme por vencida.