Seguidores

Visitantes recientes

miércoles, 27 de julio de 2011

Apártate de su proximidad o salta sobre sus huesos.

Aparentemente, una vez que te haces a tener con regularidad alguien a tu lado,  tu cuerpo genera su propia memoria cuando se le priva de ese ocio; por no hablar de los abrazos que ya no están, y el acto de acurrucarse uno junto al otro. Mi cuero me rogaba que me arrojara con el para reparar aquellas privaciones.
 Ahora.



No hay comentarios: