Seguidores

Visitantes recientes

martes, 19 de marzo de 2013

Una rosa, si tuviera otro nombre, seguiría teniendo el mismo olor.

¿Acaso alguien es lo que parece?
Todos nos ponemos máscaras ante a gente, porque pensamos que si vieran a la verdadera persona que hay en el interior, no les gustaría.
Nadie nace perverso, aprendemos a serlo por la maldad que existe en el mundo.

Es mejor no depender de nadie. Así no pueden hacerte daño.


No hay comentarios: