Seguidores

Visitantes recientes

martes, 28 de agosto de 2012

Es increíble lo adictivo que puede llegar a ser el silencio después de un incesante torrente de ruidos mentales no deseados.


No hay comentarios: