Seguidores

Visitantes recientes

jueves, 9 de agosto de 2012

Las respuestas monosilábicas nunca hacen daño.

Era Nochebuena y estaba sola.
¿Suena eso lo bastante triste y patético como para que digáis "¡Pobre Yolanda!" ?
No hace falta.
Ya sentía bastante pena por mí misma, y cuanto más pensaba en mi soledad en ese día del año, más se me humedecían los ojos y se me estremecía la barbilla.



No hay comentarios: