Seguidores

Visitantes recientes

miércoles, 26 de diciembre de 2012

No se cual es la diferencia entre rendirme y no luchar.

No entiendo que una persona pudiese ser Dios y el diablo al mismo tiempo.
Que una misma persona pudiese destruirte y salvarte a la vez.
Si todo lo que yo era, tanto lo bueno como lo malo, estaba en una madeja de hilos que él mismo había entrelazado, ¿cómo podía saber si debía quererlo u odiarlo?

No hay comentarios: