Seguidores

Visitantes recientes

jueves, 28 de febrero de 2013

Las decepciones siempre son dolorosas, porque vienen de quien no te lo esperas.

Finalmente, nadie se decidió
y nadie llamó
y nadie saltó
y nadie abrió
y nadie se quedó en pie
y nadie entro
y nadie dijo: bienvenido
y nadie contestó: por fin.


No hay comentarios: