Seguidores

Visitantes recientes

domingo, 29 de julio de 2012

Prohibida la entrada a arañas y visigodos.

Bueno, adiós. Ha sido muy gentil conmigo. Ahora voy a tomar un buen baño caliente. 
—Ah... me olvidaba decirte que... 
—Dilo. 
—... Que tengo unas ganas de hacerte el amor que no te puedes ni imaginar. Pero esto no se lo diré a nadie. Sobre todo a tí. Deberían torturarme para obligarme a decirlo. 
—¿A decir qué? 
—Que quiero hacer el amor contigo. No una vez solo, sino cientos de veces. Pero a tí no te lo diré nunca. Solo si me volviera loco te diría que haría el amor contigo, aquí, delante de tu casa, toda la vida.

No hay comentarios: