Seguidores

Visitantes recientes

jueves, 6 de marzo de 2014

Tú feliz, yo sin rumbo.

Volviste de nuevo sin que nadie te esperara.
Le dije adiós mientras te abría los brazos y cerraba otra puerta.
Hiciste que cambiaran todas las cosas y más tarde te ibas como si no hubiera cambiado nada. 

Ahora todo sigue donde lo dejé.
Doy la patada a lo que me abriga y abrigo a lo que me da la patada.
Doy crédito a la soledad porque hay compañías que no me sirven de nada. 
Doy prórroga a mi tiempo de espera, posponiendo el final al mañana del mañana. 

No hay comentarios: