Seguidores

Visitantes recientes

miércoles, 11 de enero de 2012

El amor que permanece oculto, que no se expresa,
 se convierte en un monstruo que devora corazones.
Hay que arriesgarse y dejarlo salir, aún a riesgo de estrellarse.

No hay comentarios: