Seguidores

Visitantes recientes

lunes, 9 de enero de 2012

Tómatelo con calma.

Así es ser un animal.
Solo experiencia directa, instantánea y muda; memoria y reconocimiento, pero no palabras.
Un poeta con mis sentidos podría pasarse la vida entera intentando describir cómo respira un edificio o cómo huele el cemento viejo.
¿Y para qué?
¿Para qué escribir una canción si nadie puede tocar las notas ni entender la letra?
Estoy sola.

No hay comentarios: