Seguidores

Visitantes recientes

viernes, 16 de diciembre de 2011

Toda la vida.

Estar enamorado es exponerse a un naufragio constante.
Naufragamos con cada fracaso.
De lo que se trata es de sobrevivir a las tempestades para que, algún día, podamos llegar al puerto donde alguien nos estará aguardando solo a nosotros.
Lo importante para un navegante del amo es tener claro en que puerto quiere desembarcar.



No hay comentarios: