Seguidores

Visitantes recientes

miércoles, 16 de noviembre de 2011

Queda poca ternura.

Cuando uno ha vivido algo magnifico y trágico,
 la obsesión por ese hecho se le adhiere a la mente como una segunda piel.



No hay comentarios: